La calle sin nombre

Image

Una de las mil cosas que desconocía hace pocos meses es que aún existen lugares donde las calles no tienen nombre. Ni nombre, ni número, ni más referencia que lo que se decía en el pueblo cuando yo era chica: “según subes a las escuelas, en la fuente de los cuatro caños, coges la calle que baja, ¿sabes?, pues esto está un poquillo más p’abajo a mano izquierda.” Para mi sorpresa, esos sitios existen y, no sólo existen, sino que cientos de miles de personas pueden vivir con ese (anti)sistema de información geográfica. Escazú (con 61.000 habitantes) es uno de esos sitios.

Por poner un ejemplo de cómo funcionan las direcciones aquí, daré la información de mi pediatra tal cual aparece en su tarjeta:

Del centro comercial Plaza Colonial 100m Oeste, 200m Norte
San Rafael de Escazú, San José

Para un recién llegado, lo peor es cómo localizar todos estos puntos de referencia que pueden ser tan grandes como un Carrefour, o tan chicos como la pastelería de la esquina. Hasta la fecha, todos los que me han ido dando aparecen marcados en el Google Maps y uno puede sobrevivir cuando llega a la zona preguntando a los viandantes, vecinos, etc. Pero este (anti)sistema me tiene mosqueadísima y no hacen más que surgirme preguntas. Por poner algunas:
– Cuando llego cerca de mi destino y no encuentro el sitio, llamo con el móvil y me dan los detalles: color de la casa o de la valla, nombre de la pulpería de enfrente… ¿Cómo demonios se vivía cuando no se tenía un móvil para hacer esa última llamada de afinamiento?
– En la época de tormentas (que es en la que, ya por poco, estamos ahora) es habitual que esté nublado y, por lo tanto, sin sombra. Añado a esto que, incluso con sol, estamos tan cerca del ecuador que a mediodía tampoco es obvio dónde está el sur. Y ¿qué se hace? ¿se pregunta a un paisano? “Perdone, ¿me indicaría cuál es el este?”.
– La referencia a mi casa es el equivalente a un Leroy Merlín grandote, pero “Pinturas Sur” era la referencia de nuestro hotel de Jacó el pasado finde. Cuando lo ví, flipé. ¿Esta es la referencia? ¿Este cuchitril que hace esquina? Y cuando el tipo de “Pinturas Sur” cierre, ¿todo el vecindario cambia de dirección? ¿a “Frutería Pili” que recién abrió? En Valladolid, que siguen dándote las referencias por “donde estaba el bar Pepe, a la derecha” aún cuando Pepe hace 20 años que cerró, mantienen para nosotros los guiris los nombres de las calles y, la verdad, se agradece.
– ¿Cómo resuelven cuando se encuentran, digamos en el barrio antiguo de cualquier capital, en el puro centro donde callejuelas se entrecruzan? Todas las direcciones se parecerían a “De las tres que salen al norte de la catedral, la primera empezando por la izquierda, que gira y se va para el este, 2m norte, 5m oeste…”. ¡Qué locura!

Una conocida, que también es española, me decía el otro día que ella pensaba que tenía buen sentido de la orientación hasta que llegó aquí. Y que al principio no se atrevía a salir en coche de noche. Y mira que tiene este (anti)sistema un fácil arreglo, ¿verdad?… ¿tanto cuesta poner brújulas a los coches?😉

Definitivamente, lo último que quiero ser en esta vida es cartero en Escazú.

(San José centro está algo mejor en este sentido, pero ni todas las calles tienen nombre, ni todos los nombres son únicos, ni ná ni ná🙂

This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s