“Vente pa’ Madrí”, cantaba Ketama

Sirva este post de hoy también para algunos lectores que he visto que vienen a este blog buscando cómo venirse a Costa Rica. Tal y como están las cosas en España, cada vez más gente decide emigrar y navega por la red buscando destino. Costa Rica es muy apetecible por el clima, la naturaleza, el idioma… pero algunos se vienen a la aventura. Mi advertencia desde aquí es: no es fácil conseguir trabajo y además Costa Rica es caro, muy caro, muy muy caro. Añado que el orgullo patrio es grande y ser españolito puede ser tanto una ventaja como un inconveniente dependiendo de dónde y cómo. Usadlo con mucha moderación y, como siempre que se llega a un entorno nuevo, con mucha humildad. Sé que suena obvio, pero hay quien anda por aquí pensando que se lo van a rifar por ser españolito. Así, decide no hablarles de usted o seguir diciendo “gracias” en lugar de “con gusto”, por mencionar dos detalles chorra que no cuesta nada cambiar. Obviamente, esos detalles los acompañan de mirar por encima del hombro al Tico. Y aquí hay gente muy preparada, un sistema educativo potente, una universidad potente y, como es natural, les jode que vengan a perdonarles la vida. Y si te estoy aguando la fiesta y te vas a ir del blog sin terminar de leer este post, llévate sólo dos consejos: Ahorra bastante antes de venir y adáptate tú, que eres el extranjero.

Como ya he dicho en alguna otra ocasión, creo que todos los países que conozco se quejan de su burocracia. Costa Rica no es una excepción y, sin querer abusar de vuestra paciencia ni hacer un listado exhaustivo, dejadme que os cuente algunos de los problemas burocráticos y financieros para instalarse incluso cuando se viene legalmente y con trabajo:

Mi costillo estuvo en agosto preparando la logística para cuando aterrizásemos todos aquí. Salía del trabajo cada día dispuesto a resolver las mil y una tareas pendientes del estilo de:
– ¿Cómo traer el dinero de la nómina? Transfiriendo desde España.
– ¿Cómo transferir desde España? Abriendo una cuenta en un banco.
– ¿Cómo abrir una cuenta? Dando su dirección en Costa Rica.
– ¿Cómo tener dirección en Costa Rica? Alquilando una casa.
– ¿Cómo alquilar una casa? Visitando varias y eligiendo una cercana al cole.
– ¿Cómo elegir cole? Visitando varios en la zona elegida.
– ¿Cómo visitar la zona elegida? Consiguiendo un coche para desplazarse.
– ¿Cómo conseguir un coche? Pagándolo y asegurándolo.
– ¿Cómo pagar? Con el dinero de la nómina.

Estos círculos viciosos sucedían empezase por donde empezase. Cada vez que hablábamos, comenzaba por “lo primero que tengo que hacer…” y nunca acababa de tirar de la hebra para desenredar la maraña. Al final, lo esencial -como siempre- son los contactos: Una conocida de un conocido que, por lo que sea, confía en tí, te deja dar en el banco su dirección. A partir de ahí, tiró de la hebra y sólo puedes resolver lo demás a golpe de tiempo y de talonario. De mucho talonario. Como dicen mis amigos catalanes, “Pagando, San Pedro canta”.

Y es que, cada detalle de los anteriores, trae otro dolor de cabeza (y varios pagos) detrás:
– ¿Transferencias desde cuenta en euros, o en dólares? ¿Cuánto cobra el banco emisor? ¿y el receptor? Inevitablemente, un porcentaje de tu nómina se queda en el Atlántico.
– ¿Transferencias cuándo y por cuánto? Y toca seguir los índices Euro-Dólar (los colones están ligados al dólar) para ver cuándo es el momento adecuado para ordenar las transferencias y saber qué días conviene pagar con tarjeta de banco español y qué días con tarjeta de banco de aquí. (De nuevo, un tantito se queda en el Atlántico)
– ¿Y me dices que hasta que no tengamos el cambio de visados no podemos operar online? Entonces, para pagar el alquiler hay que ir al banco A, sacar efectivo, ir al banco B e ingresar el dinero. (1h 30min costó el martes hacer esta “compleja” operación.)
– ¿Alquiler con o sin muebles? Y toca hacerse un cálculo de cuánto puede costar amueblar una casa en un país sin San IKEA bendito para ver cuál debería ser la diferencia de precio entre una opción y otra.
– ¿Qué seguro tiene el coche? ¿Con quién lo hago? ¿por qué dicen que necesito un abogado para firmar un simple papel? ¿quién paga la transacción? ¿cubre o no asistencia en carretera?
– ¿Cuánto dices que vale aquí un coche? Espera… [ahora acabo de mirar tasaciones de un Hyundai Accent, de 2a mano, del mismo año]… en España 6.000€ y aquí unos 6 millones de colones… eso es $12.000… con el dólar a… coño, ¿una vez y media el precio de un coche en España? ¡Y con este clima y carreteras chungas, que se estropean mucho más! ¡y con estos precios de mantenimiento, que se mantienen mucho menos!
– Entonces espera… ¿y si compramos sólo un coche? No sé… ¿cuánto dices que vale la ITV? ¿y el permiso de circulación? Me dice la vecina que este año van a renovar TODAS las matrículas del país para que tengan la bandera (!!!). Otro trámite a pagar… ¿y cuánto serían esos viajes en taxi? ¿y en bus? Aunque, claro, en el bus no debes ir con traje. Ay, espera, que la matrícula no podría acabar ni en 5 ni en 6, que así los miércoles, que es cuando uno de los coches no puede entrar en S.José, el otro sí que podría…
– Oye, que seguimos con lo de los visados pendiente. Hmmm… ya veo la información en internet: para cambiar del visado de turista al de residente hay que hacer un dossier con certificados, apostillas de la Haya y pagos de tasas. Y cobran una tasa dependiente del número de documentos del expediente. Más de 100 hojas tiene ya el nuestro (de los 5 miembros). Y otra tasa de $200 por persona “por la patilla”, para hacer el cambio de visado. E ir a migración, a lo de las huellas, a migración, al consulado,…
– Oye, que dice esta conocida española que tenemos que hacer un papel en un sitio al que llaman “la pani” para poder sacar a los niños del país. Sí. A los nuestros. Que tenemos nosotros que autorizar a que salgan *con nosotros* del país. A fulanita le pasó que no pudo irse la última Navidad estando ya en el aeropuerto porque se le había olvidado hacer el del pequeño y sólo tenía la autorización para los otros dos. Apúntatelo. Ya miro luego las tasas, que seguro que algo se llevan estos también.
– Oye, que dice la vecina brasileña que tenemos que mirar lo del carnet de conducir, que no podemos estar más de tres meses sin homologarlo. Espera, no. Era que no podemos homologarlo hasta pasados tres meses. Espera, no. Creo que eran las dos cosas (!). Me dice que necesitan, además del psicotécnico, un análisis de sangre para saber tu grupo. Y dice que allí al lado del super hay un sitio que te lo hacen por 20$ sólo pinchando en el dedo. Sí, sí. Lo que te digo: 20$ por persona para pincharte en el dedo y decirte que eres A+. Lo que no he mirado son las tasas del carnet.
– Oye, ¿sabes qué dice el venezolano de más abajo? Que igual nos sale más barato ir a Panamá cada 3 meses a pasar un fin de semana y ya ni visado, ni carnet. Dice que hay sitios bonitos en Panamá. ¿Lo miramos cuando tengamos un rato?🙂

———
Disclaimer: Perdonad que hoy el post no sea una bonita historia de lo bien que nos lo pasamos aquí, pero me ha dado un poco de yuyu ver que hay quien cae por este blog buscando “emigrar a Costa Rica” y quería contaros también alguna miseria. Me han salido desordenadas e incompletas, pero al fin y al cabo, son miserias y no se merecen más. No dejaremos que nos estropeen la estancia, no lo dudéis🙂

This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

3 Responses to “Vente pa’ Madrí”, cantaba Ketama

  1. Viviana says:

    Un poquito de complicacion instalarse en cualquier sitio, pero latinoametica tiene su encanto, o no?. Lo que mas sonrisas me ha sacado es como la red de apoyo de conocidos va aportando al desorden…. Suerte y a seguir disfrutando.

  2. Es que tú nunca has sido extranjera en España. Comparativamente, es lo mismo. Es una reflexión (en el sentido geométrico😉 )

  3. bpalop says:

    Efectivamente, la recíproca no la he vivido. Sí que conozco a alguno al que le habría resultado más sencillo hacer una segunda tesis que convencer al Ministerio español para la convalidación de la suya🙂
    Recuerdo cuando viví en Alemania que también había que hacer trámites variados. Y también en USA, que nos costó lo suyo ser ciudadanos con derecho a comprar un coche.
    ¡Qué difícil nos lo ponemos unos a otros…!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s