Las estaciones

2013-11-25 14.09.20

Ya viene el verano, anuncian todos. Los niños están en su última semana de clases antes de las vacaciones y la gente pregunta si iremos a algún sitio este verano.

Las lluvias torrenciales que cada día caían a las 14h (con una puntualidad germánica que casi servía para poner el reloj en hora), han terminado. Alguna tarde no ha llovido nada. Otras, caen sólo tres gotas que, si te pillan en la piscina, ni te sales porque la temperatura no varía. Seguimos -salvo algún momento puntual- por encima de los 20 grados. Han entrado los vientos alíseos que dicen todos que durarán hasta mitad de Diciembre y que hacen que algunos niños lleven chaqueta al cole. La otra noche, Manuel se partía contándonos que un niño de su clase iba con bufanda. Nosotros seguimos en pantalones cortos y camiseta para horror de las vecinas, que me llevan vaticinando desde que llegamos que el bebé se va a resfriar porque con este frío…

Puede que alguno esté ya pensando si se me ha ido la pinza, o si nos hemos mudado de Costa Rica porque lo que ha entrado en el hemisferio norte es el invierno. ¿Qué hago entonces hablando del verano? Pues parece ser que “científicamente” estamos en invierno por ser hemisferio norte, pero la gente de la calle identifica la temporada seca con el verano y, sin más, le llaman a esto verano.

La cosa no tendría más importancia si no fuera porque el último tema de Ciencias en el cole ha sido el sistema solar: Los movimientos de rotación y traslación, las fases de la luna, las estaciones… Eso es, las estaciones. Aquí. Al ladito del ecuador y con la gente anunciando que llega el verano. Y como lo de que el eje de la tierra está inclinado y eso provoca las estaciones no es evidente, hemos tenido que trabajar el concepto con globos, vídeos de youtube y mucha memoria. Pero no hablo de memoria de repetir la frase, no. Hablo de memoria de la de “¿te acuerdas de que en España los días se hacían más largos en verano? ¿que podías jugar en la calle hasta tarde y no se hacía de noche? ¿y que en invierno se hacía de noche muy temprano?”. El globo que giraba frente a una lámpara en mi casa tenía una X marcada en España. Con esta X, Manuel veía según yo inclinaba el globo si el día duraba más o menos, si se calentaba más o menos al rotar y podía evocar el frío del invierno y los largos días de verano. Me ha quedado el mosqueo de saber cómo demonios les explican a los niños aquí lo de las estaciones, porque la segunda, que está en infantil, no pasa el día coloreando bufandas y guantes, sino haciendo manualidades. (Creo que los animales que trae comienzan por la letra correspondiente a la que se está trabajando esa semana porque ya ha traido un “R-hinoceros”, una “S-pider”, y un “T-iger”). A los que recordéis la etapa de infantil en España, un porcentaje altísimo de esos tres años, se lo pasan pegando hojas secas, pintando castañas, asociando la ropa con la estación y celebrando que la primavera trae flores. Curiosamente, tras 7 años viviendo en lugares con estaciones bien diferenciadas y 3 años de infantil insistiendo en el tema de las estaciones, Manuel tuvo dificultades el otro día para decir la secuencia que sonó algo así como “Invierno,… ¿primavera?, verano…. y… hmmm… ¿otoño?”.

2013-11-25 14.21.02

This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s